Citas

Autoconocimiento (E. Millán)

Las emociones son una guía de cómo estamos. En artículos anteriores hemos manifestado la importancia de dotar las emociones de “inteligencia”, lo que requiere trabajo de auto-conocimiento. Para llegar ahí es necesario auto-observarse, pero aquí seguramente puede surgir una pregunta:

¿Cómo puedo ser el objeto – sujeto a observar y el observador al mismo tiempo? ¿Cómo hago éste trabajo del que muchos hablan y se escucha tan fácil?

Pues bien; lo primero es entender que funcionamos bajo dos dinámicas: interna (lo que sucede dentro de mí) y externa (cómo reaccionamos al exterior).

Las emociones siempre se relacionan con algo interno o externo y éstas las manifestamos y comunicamos a través de gestos, lenguaje (corporal, palabras), contacto y acciones. La dinámica de las emociones las encontramos en 4 niveles:

  1. Nivel Corporal: ¿Qué sensaciones físicas tengo en éste momento ante la situación que estoy viviendo? ¿Dónde? ¿En qué parte(s) del cuerpo? Ejemplo: por enojo calor en el cuerpo, dolor en el estómago, náuseas, entumecimiento de manos, etc.
  2. Nivel Emocional: ¿Qué emoción me produce sentir las sensaciones que presento? (alegría, tristeza, ira, depresión, etc.) ¿Cómo afectan mi estado de ánimo en éste momento? ¿A dónde me llevan?
  3. Nivel Cognitivo: ¿Qué me digo al sentir lo que siento? ¿Cómo traduzco en palabras lo que me está sucediendo? ¿Cómo lo comunico? ¿Con palabras, gestos, comportamiento? ¿Qué me recuerda éste acontecimiento? ¿Qué suceso del pasado?
  4. Nivel Exterior: ¿Qué tipo acción (es) ejerzo? ¿Qué impulso (s) me provoca? ¿Qué movimientos? O incluso inacción, si reprimo.

Lo anterior nos permite darnos incluso cuenta de la forma en la que deformamos la realidad. La auto-observación es el primer paso para conocernos, saber cómo funcionamos y desarrollar Inteligencia Emocional, equilibrio y salud, logrando una adecuada y asertiva gestión de las emociones, generando relaciones interpersonales e intrapersonales saludables:

  • SER TU quien controla y no las emociones a ti. Es un trabajo y quehacer arduo, agotador pero con beneficios invaluables en todos los ámbitos de nuestra vida. La mayor hemorragia que tenemos como seres humanos es la pérdida de tiempo, invirtámoslo en nuestro crecimiento y desarrollo integral:

¡AUTO-CONÓCETE!

SoulCoaching

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *